Una de las labores más importantes del Refugio es la que realizan los recaudadores, personas que voluntariamente se dedican a visitar a nuestros socios para que puedan pagar sus cuotas mensualmente sin inconvenientes. Y son a aquellas personas que El Refugio quiso agradecer a través de un rico desayuno y un pequeño obsequio, para de alguna forma, agradecerles por este trabajo de hormiguitas que hacen que nuestra fundación pueda crecer y mantenerse en el tiempo.