Con especial emoción, se celebró este año la gran Fiesta de la Virgen de los Desamparados en La Calera. A un mes de la muerte de la Hermana Esperanza, se le recordó con un enorme lienzo en el altar del santuario y la Municipalidad de la Calera le entregó un reconocimiento al Padre Opaso y a la madre de la Hermana para recordarla.

Decenas de personas llegaron con sus bailes, rezos y fervor a brindarle honores y gratitud por su permanente protección.

Agradecemos una vez más a todos quienes nos acompañaron en esta celebración de la patrona de nuestra Fundación; El Refugio de Cristo.